Sobre Edu Rubianes

Edu Rubianes - Refrescando Negocios

Te resumo mi trabajo, aunque supongo que ya habrás detectado a qué me dedico.

Soy diseñador de páginas web. Simple. O no tanto.

Pongo mi tiempo y conocimientos a disposición de emprendedores y empresas que desean mejorar su imagen y sus ventas. Y lo hago diseñando webs optimizadas para conseguir tráfico y clientes de calidad.

No diseño páginas webs para presumir con mis amigos.

Tampoco lo hago para satisfacer mi ego como diseñador. Mis gustos no son relevantes.

Lo que hago es crear y potenciar la mejor arma de marketing que existe a profesionales que saben de la importancia y el valor de una web en su estrategia de negocio.

Puede que esto que te cuento sea interesante para ti. O no. Depende de lo que estés buscando.

«Me gusta crear páginas web limpias y frescas en las que destaque el contenido por encima del envase. Entiendo el diseño web como un medio para ayudar a conseguir unos objetivos; una web que no aporta este valor, no tiene sentido.»

Malo.

Siempre fui malo. Muy malo.

No me malinterpretes. No malo en plan malote de pueblo. Nunca he matado a nadie… que yo sepa.

Era malo como estudiante. No me gustaba estudiar. Nada.

Me aburría sobremanera aprender cosas que no me interesaban.

No entendía por qué razón tenía que saberme los nombres de los reyes visigodos o el año en el que se comenzó a construir el Coliseo de Roma, que por cierto, fue en el año 70 DC.

¡Por qué!

Era tan tremendamente malo, que con 11 años, mi tutor del colegio le sugirió a mi madre que me metiese a trabajar de albañil o “algo así” más pronto que tarde.

A pesar de las fervientes ansias de mi tutor de decidir sobre mi futuro, seguí estudiando unos años más y tiré por la rama del diseño gráfico.

Tras terminar mis estudios, entré como maquetador editorial en una empresa y tras varios años preparándome y especializándome, llegué a ser coordinador de marketing digital para todo el mercado europeo.

Después de casi 20 años, finalmente liquidaron el departamento de marketing y me dieron una patada en el culo.

Ahora estoy aquí.

No soy albañil.

Tengo mi propio negocio desde el que intento ayudar a profesionales a tener una página web optimizada para captar tráfico y clientes.

No sé si hubiera sido un buen albañil. No sé.

Me dedico a diseñar páginas web.

Si crees que te puedo ayudar, puedes ir a la sección de contacto y me escribes. No te recomiendo que lo hagas si estás pensando en mí para alicatar el baño. Eso no.

Además, escribo correos semanalmente a mis suscriptores en los que cuento historias y doy consejos sobre páginas web y marketing.

Si quieres puedes suscribirte. Y si no, no.

También puedes hacerlo, coger el contenido gratuito y darte de baja de nuevo para no recibir más mis correos.

Lo hace mucha gente, no te sientas mal.

Lo dicho…

¡Gracias, Son Goku!

Cuando era un crío era muy inquieto y me costaba mucho prestar atención.

Era incapaz de concentrarme en algo más de 5 minutos sin hacer otra cosa.

Veía una mosca volando y ya tenía un entretenimiento.

También era rebelde.

Me rebelaba contra mis padres. Contra mis profesores. Contra mis amigos… Contra todo quisqui.

Dicen que la personalidad de cada uno se forma en los primeros años de vida.

Y yo fui rebelde incluso antes de nacer. 

Sí.

Según cuenta siempre mi madre, me resistí a venir al mundo.

Estuve en su barriga la friolera de 10 meses y pico.

Nací pesando 4,5 kilos y casi con melena.

En el instituto era mal estudiante. Me portaba fatal en clase. No hacía ni caso, vaya.

Esa falta de empatía hacia mi profesor y sus lecciones la suplía dando rienda suelta a mi creatividad.

Desde pequeño me encantaba dibujar. 

En aquella época tuve la suerte de vivir, junto al resto de adolescentes de mi generación, el lanzamiento mundial de la mejor serie de dibujos animados de todos los tiempos habidos y por haber.

«Dragon Ball».

… o «Bola de Dragón».

O como lo llamábamos en mi tierra, Galicia: «Son Goku».

Nada de nombres en inglés.

Si el prota era Son Goku, nosotros a la serie le llamábamos Son Goku. Y punto.

Como en los bares de mi pueblo.

Daba igual si a un bar le ponían de nombre “Bar El Griego” o “Bar Allegue”.

Para nosotros eran “el Manolo” y “el Mariano”. Y punto.

Son Goku marcó mi adolescencia.

¡No es coña!

Gracias a esta serie Manga, mis ansias por dibujar se acrecentaron a niveles inimaginables.

Quería dibujar a Son Goku a todas horas y sobre cualquier superficie.

Y lo hacía. ¡Vaya si lo hacía!

Por eso, entre otros lugares, la mesa donde me sentaba en clase era el lugar idóneo para dar rienda suelta a mi hobbie.

Aquellas mesas de instituto eran muy suaves al tacto.

Eran de aglomerado con un chapado de color verde manzana pensado para limpiarlas fácilmente.

Pero yo nunca manchaba mi mesa. No.

Yo dibujaba en ella.

Un día hice un dibujo en la mesa que me quedó tan tremendamente molón que lo coloreé y cubrí la mesa con forro adhesivo de este de forrar libros… ¡¡¡para que no me lo borrasen las señoras de la limpieza!!!

¡¡¡Con un par!!!

Otra vez me dio por hacer un Son Goku enooooorme en la pared de clase, al lado del encerado…

Muy listo yo.

Y claro, con aquella actitud, me expulsaban de clase continuamente.

¡¡¡A la p… calle!!!

Con razón.

Después de esa época, mi madre se dio cuenta de que no iba para Ministro y me apuntó en Formación Profesional en Artes Gráficas.

En FP descubrí el Diseño Gráfico.

Concretamente allí tenían el CorelDraw 2… ¡¡¡Madre mía, qué reliquia!!!

Desde ese momento, comencé a ser otro estudiante diferente.

Ahí nació mi pasión.

Y a pesar de no tener una carrera… A pesar de no tener un máster… A pesar de no haber seguido las normas marcadas por la sociedad… aquí estoy.

Hago lo que me gusta. Y soy feliz haciéndolo y aplicándolo en los negocios de mis clientes.

No soy el más listo. No soy el más fuerte. No soy el más alto. No soy el más guapo.

Simplemente soy feliz haciendo lo que hago.

Yo diseño páginas web atractivas y rentables para emprendedores autónomos y empresas.

Y punto.

Y gracias a que yo soy feliz diseñando páginas web, hoy va a ser tu día de suerte. Sí.

¿Por qué?

Porque puedes contratar a una agencia, a otro freelance o hacer la web tú mism@…

Y estoy seguro que el resultado será épico.

Pero si trabajamos tú y yo codo con codo en tu proyecto, tendrás tu página web hecha por un profesional que pondrá toda su pasión en tu idea y no parará hasta que tu única expresión sea WOW!

Que no es poco.

Algo de mi parte profesional...

Ahora voy a contarte cosas más formales y serias…

Comencé mi carrera en el año 2000 (¡dónde va!) como maquetador en una empresa para la que trabajé hasta noviembre de 2019.

Con el tiempo me he ido reorientando hacia el mundo del Diseño y el Marketing, sobre todo hacia el Marketing Digital… 

¡La verdad es que es un mundo que me encanta!

En la actualidad me dedico íntegramente a mi pasión por el diseño web, algo que dejé aparcado hace años por falta de tiempo y que volví a retomar en 2017… ¡¡¡con más fuerza que nunca!!!

Ahora mismo Refrescando Negocios es lo que me llena la nevera.

Poseo conocimientos y experiencia en distintos tipos de marketing y soy un apasionado de todo lo que tiene que ver con el diseño y las herramientas tecnológicas que nos mejoran el día a día.

Cómo te beneficias si trabajamos juntos

Si decides que trabajemos juntos tendrás una página web fresca y actual. Una web preparada para que sea rápida y segura por dentro y atractiva y efectiva por fuera para que tus clientes queden atrapados. Una web que dé a tu negocio más visibilidad en Google y, como consecuencia, proporcionarte a ti más contactos y más ventas. Con mi experiencia, puedo aportar a tu proyecto mis conocimientos sobre
  • Diseño gráfico.
  • SEO.
  • Email marketing.
  • Marketing de contenidos.
  • Captación de leads.
  • y otras áreas fundamentales PARA QUE TU NEGOCIO VAYA COMO UN TIRO.
Pero como queda feo decirte yo mismo lo sexi y buen yerno que soy, pásate por aquí, donde mis propios clientes se han expresado libremente sin ponerles una pistola en la sien.

¿Qué NO soy?

Por otro lado, si buscas un profesional que cubra absolutamente todas las facetas de tu proyecto, desde la búsqueda/retoque de imágenes, la redacción de los textos, programación, etc, no soy la persona que buscas…

Antes de poder trabajar juntos es muy importante que tengas claro que NO SOY LO SIGUIENTE:

  • Una agencia
  • Un programador
  • Un escritor
  • Un fotógrafo
  • Un becario
  • Tu empleado
  • Un milagrero

… pero si tienes esto claro y crees que podemos trabajar juntos, voy a poner al servicio de tu idea todos lo que sé y la pasión por lo que hago, para que el resultado de tu proyecto web sea para ti tan satisfactorio como para mí será desarrollarlo.

Todas las semanas envío contenidos a mis suscriptores para que consigan una web atractiva y... ¡efectiva!

Apúntate y te llevas de regalo los ‘Los 12+1 errores que comete casi todo el mundo al intentar crear su propia página web’, para que tú no los cometas con la tuya.

Responsable: Eduardo Rubianes. Finalidad: Dar respuesta a solicitudes de contacto y envío de contenidos. Legitimación: Por consentimiento del interesado. Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a FastComet INC que actúa como encargado de tratamiento. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos. Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Algo más personal...

Además de hablarte de mi faceta profesional, creo que es bueno que sepas que vas a trabajar con una persona de carne y hueso que pondrá lo mejor de sí misma en tu proyecto, así que quiero que me conozcas un poquito en lo personal también:

Amo a mi familia. Es lo que me aporta las fuerzas para hacer cosas y crecer.

Sin el apoyo de mi mujer Patri creo que no hubiese hecho ni la mitad de cosas que se me pasan por esta cabeza loca

Es mi consejera y la que me dice las cosas de verdad, sin paños calientes. Siempre me aconseja bien, y me apoya en todo lo que hago.

Tengo dos peques. Iago y Abril.

¡Qué decir de ellos! 

Si eres padre o madre, no hay mucho que explicar. 

Lo son TODO para mí y ya no concibo la vida sin ellos. 

Sus sonrisas, sus gamberradas, su naturalidad, sus besos y abrazos… me hacen sentir la persona más afortunada del mundo… ¡Buf, que me emociono, snif!

Me gusta tocar la batería

De hecho llevo tocando casi tanto tiempo como trabajando. 

He tocado en varias bandas locales y, aunque nunca he sido profesional y tampoco pasaré a la historia de la música, la batería siempre me ha aportado la dosis de energía, pasión y alegría que me carga las pilas hasta niveles que a veces ni yo concibo. 

He hecho grandes amigos gracias a la música, y todavía la disfruto en mis carnes cuando puedo.

Bueno… ya te he hablado bastante sobre mí…

Te toca, ¿me cuentas algo sobre tu proyecto?

Lata Refrescando Negocios

Todas las semanas envío contenidos a mis suscriptores para que consigan una web atractiva y... ¡efectiva!

Apúntate y te llevas de regalo los ‘Los 12+1 errores que comete casi todo el mundo al intentar crear su propia página web’, para que tú no los cometas con la tuya.

Responsable: Eduardo Rubianes. Finalidad: Dar respuesta a solicitudes de contacto y envío de contenidos. Legitimación: Por consentimiento del interesado. Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a FastComet INC que actúa como encargado de tratamiento. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos. Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Ir arriba

Las 9 fases cruciales para diseñar una web atractiva y efectiva.

pasos para diseñar una página web

Guía GRATUITA por entregas con la que aprenderás a diseñar una web profesional y a conseguir resultados reales para vivir de ella.